Calle de Praga
Destinos / Experiencias de viajes / Viajes

Praga: Una ciudad de cuento de hadas

Tal como digo en el asunto, Praga es como un cuento de hadas. Llegar a esta pequeña, antigua y hermosa ciudad te hace sentir como si hicieras parte de una película de princesas o incluso como si estuvieras en alguna película de Harry Potter. Lo digo por las calles empedradas y longevas de la ciudad vieja. También lo digo por las construcciones, iglesias y torres que evocan las torres de los palacios de los cuentos de princesas. Y también por la magia que emana y los singulares tours.

Calle empedrada antigua
Calle empedrada antigua
Calle de Praga
Calle de Praga
Columnas arquitectura de Praga
Fachada de edificio
Iglesia de Praga
iglesia de Praga

El intenso frío, por no decir gélido y el color gris predominante en la ciudad, dan una percepción de lugubrez y cierto romanticismo del lugar.

Nieve en Praga
Nieve en Praga

Praga tiene ciudad moderna y ciudad vieja; por supuesto la parte turística es la ciudad vieja.

En una casual caminata, ya al anochecer, pasamos por el puente de Carlos, uno de los imperdibles y el más antiguo puente de Praga, en piedra y con torres en sus extremos. Una de ellas, una torre fantástica también en piedra, gótica, que te hace sentir como en la edad media. Además una vista inolvidable del río Moldava y luces de cúpulas y demás arquitectura al fondo.

Puente de Carlos y crucero
Puente de Carlos y crucero
Torre en un extremo del puente de Carlos

Espectacular y majestuosa vista, sin duda mágico, y más aún cuando al recorrer el puente se observan varias estatuas a lado y lado. Una de ellas, que captó nuestra atención porque su base estaba como desteñida, era la estatua de San Juan Nepomuceno. Su tradición sugiere tocar con la mano izquierda su base y pedir un deseo, el cual aseguran se cumplirá. Ahí entiende uno lo desgastada de la base. Por supuesto que pedí mi deseo con mucha fe, aunque ya ni recuerdo que pedí, así que no sabré si es cierto que se cumple. Ese puente fue uno de los lugares más hermosos e icónicos de Praga.

Puentes de Carlos
Puente de Carlos
Vista nocturna desde el puente de Carlos

Otro lugar que recorrimos esa misma noche fue la plaza de la ciudad vieja, donde se encuentra la famosa torre del reloj, cuyo reloj astronómico aparte de mostrar la hora, muestra los meses, la posición del sol y de la luna y no siendo suficiente, en su parte superior a cada hora del día, salen por dos ventanitas, figuras de los doce apóstoles que desfilas durante unos minutos. De verdad no deja de sorprender como una torre construida desde la edad media aún sigue en pie y con un reloj con tal detalle y tan representativo.

Reloj Astronómico
Reloj Astronómico

Subimos a la torre y desde su mirador se puede observar la Praga mágica, muy fría pero mágica y de fantasía. Tan fría que hasta nos nevó un poco y aún faltaba mucho para el invierno. Pero ese exagerado frío y la poca nieve que cayó, hicieron mas maravillosa la estadía.

Hacia la Plaza de la Ciudad Vieja
Hacia la Plaza de la Ciudad Vieja

La plaza de la ciudad vieja, también empedrada como todo Praga, es, pienso yo, uno de los pocos lugares amplios, pues las calles son estrechas. En los alrededores de esta plaza , hay varios restaurantes y bares en terrazas donde predomina la cerveza y pantallas gigantes con gente viendo partidos de football y demás deportes.

Plaza de la Ciudad Vieja
Plaza de la Ciudad Vieja

Al día siguiente, tomamos un tour por la ciudad,  caminando, pues realmente Praga no es grande. Comenzamos por el castillo de Praga, que fue reformado y ya no tiene tanto aspecto de castillo como uno espera, pues mas que un castillo, son varios edificios. Este castillo hoy en día es residencia del presidente de República Checa y es una parada obligada, llena de historia. Además en su interior se encuentra la catedral de Praga o de San Vito. Su arquitectura gótica si que es suntuosa y espectacular.

Castillo de Praga
Castillo de Praga
Catedral de Sn Vito
Catedral de San Vito
Vitrales Catedral de San Vito
Vitrales Catedral de San Vito
Vitrales redondos de San Vito
Vitrales Techo Catedral de San Vito

Continuando el recorrido, observando la ciudad desde lo alto, tuvimos que apaciguar un poco el inclemente frío tomando vino caliente y chocolatico caliente. Si, leyeron bien, vino caliente, nunca antes lo había probado y me gustó mucho pero sobre todo, me calentó. El chocolate delicioso también y perfecto para quitar el frío.

vista de Praga
Vista de Praga desde los alrededores del Castillo

La iglesia del Niño Jesús de Praga también es imponente, y es igualmente una obra de arte. Pequeña pero muy linda y emblemática y más para lo que somos creyentes.

Iglesia del niño Jesús de Praga

Continuando la caminata, pasamos por el muro dedicado a Lenon, en el barrio La Mala Strana,. Es un muro lleno de grafittis dedicados a John Lenon y con pedazos de canciones de The Beatles. Recordar a este grande de la música, de la mano de un cantante callejero que aprovechaba su talento para cantar y evocarnos a los Beatles a cambio de monedas, fue un gran momento del día.

Muro de Lenon
Muro de Lenon

También almorzamos en un auténtico restaurante medieval, de nuevo como de película. La comida auténtica Checa es rica pero muy condimentada para mi gusto.

Restaurante Medieval
Restaurante Medieval

Terminamos el tour con un crucero por el Moldava. Desde allí, observamos los majestuosos paisajes a la luz del día. Fue una gran experiencia impregnada de tranquilidad, calma y asombro por tanta belleza. Tranquilidad que minutos antes había sido quebrantada por una anécdota sucedida, que contaré a continuación.

Crucero por el Moldava
Crucero por el Moldava
Río Moldava desde crucero
Río Moldava desde el crucero

La escena del ladrón

Caminando por clásicos barrios, vimos una escena que sinceramente pensamos que era la grabación de una película, pero no vimos cámaras.

La escena consistía en un policía agarrando a un ladrón e inmovilizándolo sobre una pared. Mientras tanto, el ladrón esbozaba en inglés que era suyo, no supimos qué era lo que le pertenecía, pues solo decía que era suyo. El policía lo esposaba y le decía cosas en Checo que obvio no entendimos pero no nos quedamos con la curiosidad y preguntamos a nuestra guía turística por lo sucedido.

Ella nos comentó que no era ninguna escena de película. Era un ladrón que atraparon sacando cosas del bolso que tenía abierto una turista distraída, que iba con su grupo. Por lo tanto lo llevarían preso y los turistas irían a poner la denuncia. Por esto, lo podrían dejar varios años preso.

Nos sorprendimos mucho, pues así debería ser la ley en todo el mundo, muy eficaz. Pero mayor sorpresa nos dió cuando nos dijeron que ese es el máximo delito que se comete en Praga. Quedamos con la boca abierta pues, comparamos con nuestro país y…estamos lejos de eso.

El tour del terror

Entrada la segunda y última noche, hicimos un pequeño tour miedoso, caminando por las calles de la ciudad vieja, con una guía turística que daba miedo con solo tenerla parada enfrente. Su mirada daba terror y su tono de voz peor, aparte de andar con un cráneo en la mano. Creo que de eso se trataba y cumplió su objetivo.

Tour de terror

Era una noche lluviosa, un frío que nunca en mi vida había sentido pero aún así caminábamos escuchando a la guía. Aquí un paréntesis, el tour era en inglés, porque solo habían tours en inglés o ruso.  Al parecer es poca la demanda de latinos para esos tours, por alguna extraña razón. Cerrando el paréntesis, estábamos con escalofríos escuchando a la guía y parando en sitios llenos de historias de muertes desgarradoras e impresionantes, de fantasmas y de misterios. Escuchar que en los lugares donde estábamos parados había muerto alguien y ver sombras o pensar que vemos sombras y sentimos cosas extrañas (no quisimos averiguar si era sugestión o realidad), en medio de la oscura y lluviosa noche, vuelven la experiencia muy aterradora. Y eso que no sabíamos lo que nos esperaba.

El tour terminó en el sótano de una casa, oscuro, solo teníamos la luz de lamparitas de petróleo que nos dieron. Ese sótano tenía ataúdes, esqueletos humanos, hachas y demás armas medievales.

El final

Cuando más concentrados estábamos escuchando a la guía, sentimos unos sonidos metálicos como un rastrillo en el piso a nuestras espaldas. Empezamos a temblar de miedo y a abrazarnos unos con otros mientras giramos a ver que pasaba. Y que sorpresa nos llevamos cuando nos encontramos nada más y nada menos que con “La muerte” con capa negra y su respectiva hoz en la mano.

Nuestros gritos debieron sentirse en varios metros a la redonda pues nos perseguía con su gigante hoz. Y en nuestro afán por huirle olvidamos las palabras mencionadas por la guía, para evitar que nos llevara. Las dijimos y la muerte se calmó, pero nosotros no. Cuando por fin pasó el susto, nos terminamos riendo recordando el momento y la adrenalina que sentimos. Sin duda alguna fue algo fuera de lo normal y que corrobora que esta ciudad es mágica y llena de misterios y curiosidades.

Me faltaron varios lugares por conocer, como el monumento de Kafka, el cementerio Judío, el edificio danzante, más museos y monumentos. Por supuesto, la ciudad moderna hay que conocerla y ver su contraste con la ciudad vieja. Pero sin duda,  Praga es una ciudad a la que hay que volver y seguir admirando.

Los tours los pueden adquirir en las recepciones de los hoteles, o en las agencias de turismo. Sin embargo, si les gusta planearlos con tiempo, recomiendo comprarlos en http://www.musement.com y/o http://www.viator.com .

Lugave 🙂

 

Comentarios

Martha ortega
13/09/2017 a las 11:00 pm

Hola Lucy , felicitaciones excelente tu narrativa , me encantaría cuando tengas suficiente material publícalo como un libro pues está de gran calidad tanto narrativa , informativa y con muy buena fotografía , podría ser de gran ayuda académica en algún momento educativo, adelante chica eres una ganadora por hacer ambas cosas viajar y escribir



    lugave82
    14/09/2017 a las 7:22 am

    Mil gracias Martha…que buena idea la que me das, eso haré iré consolidando los escritos. Muchas gracias por tan lindas palabras y por seguirme.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *